jueves, 2 de mayo de 2013

ESCALADA DEPORTIVA EN EL CEE; ORÍGENES Y EVOLUCIÓN.


                                   


Hola amigos del aquí y del más allá.
A continuación os presento texto y fotos de la relación del Centro Excursionista Eldense en la historia de la escalada deportiva del Medio Vinalopó. Las fotos ilustran, en parte, la historia más reciente de la escalada en nuestro valle. Pero como digo son parte de esa historia, ya que son exclusivas de gente del CEE, de allegados del mismo y, sobre todo, mías. No quiero con ello olvidar o menospreciar la labor de colegas de otros clubs como son los del Club Alpino Eldense, Club de Escalada Foradá, Centro Excursionista de Petrer, Grup Novelder de Muntanya, Centro Excursionista de Villena, Grup de Muntanya de Monóver o escaladores independientes de la zona que han puesto granitos de arena indispensables para que nuestro juego sea posible.

 

Espero que lo disfrutéis y sirva de recuerdo para gente que puso mucho esfuerzo e ilusión en la evolución de una disciplina tan apasionante como es la escalada deportiva. Por mi parte agradecer a los que un día me enseñaron este maravilloso mundo y me guiaron por las sendas más verticales, Manolo, Lina, Chiri, Isabel, Pedro, Paco, Diego, Pepe, Biberón, Moreno, Bravo, Lino, Arenas, Alfredo, Juanma…y alguno más que por despiste, que no por falta de cariño, olvido. También agradecer a mis amigos y compañeros de escalada de los últimos años la paciencia demostrada, gracias por haber estado al otro lado de la cuerda y por haberme hecho disfrutar de tantos momentos verticales.

 


                                  




ESCALADA DEPORTIVA; LOS ORIGENES DEL PUNTO ROJO Y SU PROPAGACIÓN EN EL MEDIO VINALOPÓ.

A finales de los años 70 el mundo de la escalada empezó a sufrir un cambio de mentalidad total y absoluto; del subir como se pueda con clavos, botas duras y encordamientos al pecho se pasó al subir en libre usando pies, manos y la cuerda únicamente como método de aseguramiento. Ese estilo “en libre” fue depurado por el alemán Kurt Albert y su filosofía del Punto Rojo: cuando él o sus colegas ascendían una vía de las difíciles en libre total, esto es sin descansar en seguros ni apoyarse en ellos, le pintaban un punto rojo al principio. Junto a esa revolucionaria idea tan extendida y asimilada hoy día aparecieron nuevos seguros de expansión a prueba de bombas, el spit y, sobre todo, el parabolt. Desbancaron rápidamente al viejo buril y, junto a los avances técnicos en materia de arneses, cuerdas y pies de gato, alisaron el camino para que el nivel de la escalada subiera como la espuma. Del casi imposible VIº se pasó rápidamente al VII. Los franceses y sus verticales muros equipados a placer se convirtieron rápidamente en amos y señores de esta disciplina deportiva que mezclaba el ideal del punto rojo con la seguridad de los nuevos materiales y no tardaron en inventarse una escala de graduación que prontó fue adoptada por sus países limítrofes; de esa manera nacía el número y la letra, el 6,7 y hasta 8 acompañado de a,b,c e incluso, afinando más si hacía falta, por un +. En esos inicios ochenteros el 8a era cosa de unos pocos elegidos aunque poco a poco se elevó el grado hasta llegar, en el año 1992 hasta el 9a. Precisamente fue uno de los padres del punto rojo el que llevo a la escalada hasta tan altas cotas de dificultad, Wolfang Gullich; Gullich entraba en la leyenda con su vía Actión Direct, cotada como 9a y con su prematura muerte a causa de un accidente de coche pocos meses después de haber hecho ese dificilísimo ascenso.

 

En nuestro valle llegaron esas ideas innovadores y todo lo anterior se tradujo en la proliferación de multitud de escuelas de escalada equipadas para tal efecto; zonas aún de moda como Peña Rubia y Barranco de los Molinos u olvidadas como Cabreras-zona del Buho y Cabreras-Cumbre fueron testigos de esa evolución o deportivización de la escalada, muchos spits fueron metidos a mano para crear líneas lo más difíciles y seguras posible. Las mallas de lycra se impusieron al pantalón bávaro. Cabreras-Peñas del Rey, Espolón de la Cruz y Marín, cunas de las escalada en el valle, fueron deportivizadas sin piedad en ese afán de sólo con cintas; el fuera clavos y fisureros era la consigna. Hoy día, cuando ascendemos vías de esas escuelas cuna, podemos observar como muchos agarres eran antiguos clavaderos, son testigos mudos de otra época en la que clavos, maza y lenta escalada artificial era la manera de superar los verticales muros.

Otras zonas surgieron por necesidad en la constante búsqueda de la dificultad, el taladro llegó al mundo de la escalada y permitió equipar fácilmente desplomes y techos. De esos sectores destacaría Reconco, Alto de Don Pedro, Agujas Rojas y, sobre todas por calidad y orientación, Foradá, donde hasta hace poco se concentraban la mayoría de itinerarios duros del valle. En las últimas décadas hemos tenido la suerte de encontrar o reencontrar El Túnel y el Balcón del Maigmó, Rincon Bello, Cantal del Moro y Escurines, zonas que han sido un balón de oxígeno para las clásicas y algo masificadas escuelas de los 80-90 . En casi todas las zonas comentadas se ha alcanzado con creces el VIIº y e incluso el octavo; como vías difíciles destacaría Jotake del “Pelos” en Foradá, Cocktel Explosivo de Juanvi en Salinas y varias vías casi desconocidas de Iván Hernández en las Peñas Naranjas de Onil, todas ellas de 8b o más. También destacaría, por ser los primeros octavos de la zona, vías como R&R Express, Tundra, Por Pelos o Alicantorroca… Pero no todo ha sido dificultad, también se han desarrollado escuelas de grado más asequible como Foradá sur, Alt de cárdenes, Rasos de Catí y, sobre todo, los nuevos sectores del Marín. Al hilo se han equipado vías de largos en las pocas paredes largas de la zona, Sur del Cid y Rincón Bello; la altura máxima de esas paredes roza los 150 metros.

 

Junto a esa evolución de nuestro deporte llego la competición, algo impensable para muchos escaladores, incluso deportivos. Primero las compes se hicieron en roca, pero al ver lo limitado que era lo natural para encontrar dificultades homogémeas y lo dañino que resultaban para el medio se pasaron a muros artificiales mucho más cómodos para organizadores, competidores y público. En un principio todo valía y cualquier frontón era bueno para una compe. Recuerdo con nostalgia unas compes para peques que organizó el Centro Excursionista de Petrer y que sirvió para que que muchos mocosos nos conociéramos y hoy, más de 20años después, aun sigamos compartiendo cuerda, el que las vivió las recordará. Poco a poco la cosa se fue modernizando y se construyeron los primeros muros exprofeso, sobre todo interiores. Si alguien destacó en la zona fue Miguel Muñoz y su megaroco municipal de Ibi, fuente de motivación para otros muchos interiores que aparecieron aquí y allá. Del tablón agujereado separado de la pared pasamos a la tabla lisa 3 por 3 algo desplomada y con presas lesivas; de ahí fuimos evolucionando a los flamantes rocos de presas romas que hoy podemos ver en casi todos los pueblos del valle. De las pequeñas ratoneras de entrenamiento surgió la escalada más a bloque, desarrollada en zonas naturales como la Serreta, Almadrava o Peña Rubia-Competición y también nacieron compes más específicas, las compes de bloque, de las que se llevan la palma las organizadas por el Club de Escalada Forada en el parque Nou D’Octubre de Petrer. Hoy día, por falta de grandes infraestructuras para la escalada exterior con cuerda y por el auge de esas compes de bloque, las compes de dificultad o cuerda están casi muertas y ya son varias las décadas que llevamos sin ver una en nuestro valle.

 

Y tras esa pequeña y rápida explicación de lo que han sido años muy intensos paso a ilustrar con algunas fotos lo que ha sido la escalada deportiva para/por el CEE. Disfrútenlas.

                              PASEO VISUAL POR PARTE DE LA HISTORIA DE LA ESCALADA DEPORTIVA 
                                                                EN EL VALLE DEL VINALOPÓ
 

Del buril se pasó al grueso parabolt. El prohibido caerse pasaba a mejor vida, la aventura moría en cierta manera pero nuevos horizontes de seguridad y dificultad se abrían…

 




 

 
Lo inimaginable llegaba a la escalada, la competición. El CEE fue organizador de alguna de las primeras pruebas celebradas en la zona como la de Cabreras 88…

 

También colaboró con los amigos villeneros que organizaron una pionero y polémico Campeonato de España en Peña Rubia-Competición. En esa prueba pudieron verse escaladores, como Bernabé Fernández o Ana León, que con los años se convirtieron en leyenda de nuestro deporte. Obsérvense la indumentaria free de la época y los detalles técnicos de esas primeras compes.

Bernabé Fernández                                                 Ana León


 


y escaladoras locales de nuestro CEE como Isabel Pagán…  
 
De esas primeras pruebas celebradas en roca se pasó al muro artificial. Todo valía y cualquier cosa era buena para competir.

Chiri, Manolo  y Lina en una de esas pruebas pioneras…


 

 

Como he destacado en el texto introductorio el Centro Excursionista de Petrel organizó durante varios años unas compes muy bonitas que fueron el inicio para muchos de los niños de la época. En las fotos un pequeñísimo Bruno y el que escribe, Anaya, compitiendo en el frontón del polideportivo de Petrel, rocódromo municipal durante muchos años y hoy en desuso total. 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
Tanta compe sirvió para subir el nivel. Se buscaron nuevos muros donde poder equipar vías de séptimo y octavo grado. En esos primeros años deportivos mis compañeros del CEE tuvieron la suerte de redescubrir y explotar una zona que ya habían visitado los pioneros, La Foradá…

 

 
                                                                      Todo nuevo y solitario





 
Isabel se encarga, en la foto, de realizar una de las primeras a Spiderman. Hoy en día clásica de clásicas y algo sobada por el excesivo tránsito.

 

Manolo en una de las vías del sector izquierdo, posiblemente en la Legionario

 

                                                                     Igual que Moreno.
 

Arenas, Biberón y Moreno en el pie de vía de ese sector. Hoy esa zona está empedrada debido a la erosión que sufría por las masificaciones estivales.
                             
 


Y Chiri en los primeros pegues de la hoy escaladísima Musculman. Justo a su derecha equiparía poco después el, posiblemente, primer octavo de la zona, R&R Express, popularmente conocida como Agujeros Negros.
                                            
 


Uno de los padres deportivos de Foradá, el hoy inactivo Paco “el volador”, compañero inseparable de Pedro "el Jefe", escalando en un sector tenso y algo olvidado, el Súpervillanos. Junto a Pedro y Moreno equipó muchas de las grandes líneas maestras que los asiduos hemos escalado decenas de veces.
                                          
 

Y otro de los más activos de esa época, Tequila; en este caso escalando en un sector totalmente nuevo que se encargaron de explotar nuestros colegas del Alpino, el Alto de Don Pedro, en Salinas. En la foto haciendo uno de los primeros ascensos a Sube Golongrina
                                           
 

 
A raíz de las muchas vías que se abrieron en la zona surgieron varios libros, el primero en los 90 y el segundo una década después. Manolo fue coautor de esos dos volúmenes.


                                         
 


La zona se popularizó y el grado empezó a asentarse. Buena culpa de ello fueron las instalaciones que se hicieron para entrenar. En la foto podemos ver al primer grupo de escaladores tecnificados por la FEMECV junto al pionero tablón del gimnasio que hay en la Ciudad Deportiva del CEE.
                                  
 

Y nuevas generaciones escalando en Foradá…
                                       El que escribe escalando casi al natural Musculman
                                           
 

                                                             Vera apretando en Radicales Libres

 





 




                                                   Otra toma mía, esta vez saliendo de Batman

                                               
 

Y escalando en Salinas…
                                               Noe en uno de los clásicos 6b del Picara Viborita

                                                     
 

                                                                          Vera en Chirimoya
                                              
 

                                                               Y el mismo en Ahí va la liebre
                                               
 

Como he comentado con anterioridad en los últimos años hemos visto nacer varios sectores que rápidamente han cogido mucha solera. Con compañeros de Novelda, Agost, Petrer y Alicante he tenido la suerte de desarrollar El túnel, El Balcón del Maigmo, Rincón Bello y Escurines.

                                                   Dando la bienvenida en el Túnel de Agost
                                     
 

                                              Un visitante de lujo, Iker Pou escalando Sin Dios
                                              
 

                                                      Y Ruth en Feliz Falsedad, también en el túnel
                                               
 

                                Cambiamos de tercio. Miguel en el hoy día popular Rincón Bello
                                       
 
 

                                                    Bruno haciendo la primera a Melalcohólico
                                         
 

                                                 Y yo probando Hotel Glasé, también en RB.

 
Cerca de Rabosa hay un peñón que estuvo abandonado durante mucho tiempo y que Santi se ha encargado de renovar, el Cantal del Moro. Santi en una de las vías más bloqueras
 

Un poco más al norte, de lo más nuevo del Vinalopó, Escurines, pura tensión…

                                                      Dos tomas en A sangre y fuego.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
                                               
                                                       Y Ernesto escalando Ley de Murphi
                                
 

Y deportiva de largos en el Vinalopó…
Santi, uno de los principales impulsores del Cid, escalando Tetric


                                      Equipando desde abajo Toro Sentado en Rincón Bello
                                           


                                                           Y Beto en Corazón de Cristal, RB
                                             

 

Para acabar algo de bloque…
                                             En roca, Miguel y Ruth en La Serreta de Novelda

                                    
 

                                                   Y Bruno en varias compes muy espectaculares…
                                         
 
                                    
 
 
Todo lo anteriormente expuesto ha sido un acicate para que nuestra entidad se decidiese a crear un espacio exclusivo para la escalada. La empresa Top 30 fue la encargada de ejecutar la obra…
                                               
                                        

                                         Al pie del mismo las nuevas generaciones, Bru y Martín
                                              
 

                     E interesante conversación a pie de rocódromo:: -Pásame el magnesio colega!!!
                                  
 

        
Y para rematar del todo una aportación personal. Son unas fotos de escaladas que he realizado con diferentes compañeros; el resultado “alpino” de apretar en deportiva…Largo, duro y en libre (si se puede)... 

                                                Jose y Andrés en Indirectísima, Penya Roc
                                                 
 

                                                      Bruno en Ambigüismo, Placas del Eco
                                  
 

                                                         María y Alicia en el Picu Urriellu

 

 
 
 
                                           Anaya abriendo Gorilas en la niebla al Picu Urriellu
                                           
 
 
                                              Y Ernesto y Roy abriendo en Taghia, Marruecos 

 

 
 
 
 
 
 
 
 


P.D.:
Tanta escalada no es buena, ya me lo decía mi madre: -Eso te va a volver a loco y además tienes las manos como las de un albañil…
                          Las manos de una bestia como el Primo tras una buena sesión fanática
                                 

 
Con esto, y recordando el alto poder adictivo de la escalada deportiva, acabo. Espero no haberos aburrido mucho. Saludos y buenas escaladas.

Jose M. Anaya   

Se que se han quedado muchas cosas en el tintero pero es lo que hay, lo hacemos por amor al arte. Si alguien tiene a bien pasarme fotos interesantes de escaladas relacionadas con el CEE las pondré en el blog en las siguientes entregas. Mandarlas a espoloncentral@gmail.com, gracias.